Agazapada tras bombos y timbales, y cajas y platillos deslumbrantes, habita una raza poco dada a los focos y a los primeros planos. Apenas se le ve. Pero sin ellos nada sería igual. Los francotiradores del compás.