Mohevian [Armas silenciosas...]



2013. El Poder del Oeste.

No ha hecho más que empezar, y 2013 ya nos ha regalado algunos trabajos tremendos en ese ámbito de la música que llaman alternativa, indie, power, pop o como quieran bautizarlo. Nos da lo mismo el nombre. Nos aburre la onomástica. Un disco extremeño para disfrutarlo hasta el último segundo. Nos apasiona la topografía sonora.

Armas silenciosas para guerras tranquilas es una declaración de principios. Mohevian llevan sobre el tapete musical extremeño apenas dos años. Vieron la luz y el sonido en Llerena, a la sombra de Su Majestad La Granada. En una comarca de tribunales, esqueletos emparedados y lugares de poder, Mohevian apareció envuelto en escudos de águilas bicéfalas, como queriendo recordar viejos momentos imperiales. Con el paso de los meses volvieron a las camisas de cuadro y a la luminosidad. Y desenfundaron la pistola. Decidieron enclaustrarse en Mérida y nos regalaron una obra singular. Muy singular. Habían pasado por concursos y certámenes en los que su nombre y su música no han pasado desapercibidos. Y en esto que llegó noviembre.

Armas silenciosas para guerras tranquilas en boca de Noam Chomsky se convierte en un alegato contra las clases dirigentes y su uso de los media, de su guerra sucia, de la estrategia de distracción. Un manual para programar al ciudadano.

Armas silenciosas para guerras tranquilas en boca de Mohevian se transforma en un canto a la música, a la imaginación, en un intento de alcanzar el sol con alas, de buscar lo imposible, de playas con palmeras sin plantar, de derrotar a ejércitos enteros sin luchar. Islas es ya uno de los tesoros de Cantarrana. Y no vamos a dejar que nos lo roben, como ya hicieron con otros tesoros como el de Aliseda y la biblioteca de Yuste.

Armas silenciosas para guerras tranquilas es una obrita breve, sí. ¿Y qué? Los más hermosos manuales sobre la belleza apenas tienen diez páginas manuscritas. Ajedrez, Niebla, Días de silencio, Noviembre e Islas esconden la esencia del perfume de la Campiña en pequeños tarros de barro cocido al modo oriental.

Armas silenciosas para guerras tranquilas es una declaración de principios.

P.D.1. Ellos mismos hablan de sus influencias y de sus gustos. Pero dudamos que Sigur Rós haya leído a Chomsky.

P.D.2. Huelga decir que Armas silenciosas para guerras tranquilas estará, a buen seguro, en los altares de la música extremeña de 2013.


La Culpa / Cantarrana.
Cáceres-Mérida. Febrero de 2013.